Prevención de Incendios en el Hogar

 

¿Cuántas veces hemos sido testigos de trágicas historias relacionadas con un incendio en casa? En menos de lo que imaginamos, una chispa puede cambiar la vida de una familia entera. De acuerdo con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés), durante el día, la mayoría de los incendios en una vivienda ocurren en la cocina, mientras se preparan los alimentos. Dado que generalmente hay una persona presente, con frecuencia, son extinguidos sin mayores daños.

Sin embargo, la causa común de los incendios durante la noche es el descuido con las colillas de cigarrillos, chispas de las chimeneas sin pantallas de protección o por los aparatos de calefacción colocados demasiado cerca de los muebles u otros materiales inflamables. Esos incendios son particularmente peligrosos dado que pueden arder durante mucho tiempo antes de que los habitantes de la casa se despierten.

La salud y los incendios en casa

La mayor parte de las víctimas de un incendio mueren por el humo y los gases venenosos, y no por las llamas. El incendio desprende gases venenosos que pueden expandirse rápidamente y cobrar víctimas mientras duermen, sin que lleguen a darse cuenta del incendio. Incluso, si se despiertan, los efectos de esos gases pueden confundirlos, retrasar sus reacciones e impedir su escapatoria. Por esto es crucial tener una alarma de detección de humos, para que todos puedan escapar oportunamente, antes de que su capacidad de pensar y de movilizarse se vea afectada.

Casi la mitad de las personas que mueren cada año a causa de un incendio en el hogar, son niños en edad preescolar o adultos de 65 años de edad o mayores. Además, están las personas con desventajas físicas, mentales o emocionales.

Consejos para la prevención de incendios en casa

  • Antes de salir de casa verifique que las llaves de la estufa estén cerradas.
  • No deje la plancha encendida cuando suena el teléfono, llaman a la puerta o alguien de la familia le reclame. Siempre que tenga que atender otra cuestión mientras esta planchando no olvide desenchufar el aparato.
  • Al cocinar, abra ventanas y puertas para crear una doble circulación; una corriente de aire puede apagar el hornillo sin que usted se dé cuenta, y seguir saliendo gas. Una chispa cualquiera puede provocar un incendio.
  • Hay productos de limpieza que son inflamables (los aerosoles, aguarrás, alcohol), y deben estar lejos de las fuentes de calor (cocina y estufas) y de los niños.
  • No deje trapos cerca de los fogones de la cocina.
  • Si sospecha o siente olor a gas, no encienda la luz, así evitara que una chispa comience un incendio. Mejor ventile la habitación.
  • No fume en la cama, puede quedarse dormido con el cigarrillo encendido. Verifique que todos los cigarrillos estén bien apagados antes de vaciar el cenicero.
  • Mantenga los quemadores de las estufas limpios de residuos.
  • La instalación eléctrica tiene que estar en buen estado de conservación para evitar cortocircuitos, una revisión periódica es lo conveniente. Las conexiones en el mismo enchufe provocan sobrecargas en la instalación y cortocircuitos.
  • En caso de un incendio eléctrico, no intente apagar el fuego con agua, no manipule artefactos eléctricos con el suelo mojado o descalzo.
  • No permita que sus hijos jueguen con encendedores o cerillos. Explíqueles los peligros del fuego.
  • Si se usan calefactores eléctricos, situarlos al menos a 1 metro de material combustible; no usar cables alargadores excepto si es absolutamente necesario (en esos casos, mantenerlos desenrollados y no cubrirlos con alfombras ni otros elementos); no usarlos para secar ropa o calzado.
  • No sobrecargar los enchufes eléctricos.
  • No colocar ni guardar utensilios de plástico encima del horno.
  • No usar prendas de manga larga al cocinar. Pueden prenderse fuego, o volcar recipientes y provocar quemaduras.
  • Mantener encendedores y cerillas fuera del alcance de los niños. No estimular su curiosidad hacia estos elementos.
  • Al vaciar los ceniceros, comprobar bien que su contenido esté perfectamente apagado.
  • Cuando sea posible, utilizar tapicería con materiales resistentes al fuego. Controlar siempre la tapicería después de que se hayan sentado fumadores. No colocar ceniceros en los apoyabrazos.
  • No fumar en la cama. Es una causa importante de muerte por incendios en el domicilio.
  • Alejar las estufas hasta al menos 1 metro de la cama. No secar ropa o calzado sobre ellas.
  • Al comprar ropa, optar por materiales de difícil combustión, como 100% poliéster, nylon, lana o seda.
  • Por las mismas razones que lo anterior, preferir ropa que no deba sacarse por la cabeza. La rapidez al quitarse la ropa incendiada reduce la seriedad de las lesiones.
  • Tomar precauciones especiales al almacenar líquidos inflamables como gasolina, acetona, benceno, alcohol, aguarrás, cemento de contacto y querosén. El más peligroso es la gasolina.
  • Enseñar estas medidas a todos los que viven en la casa.

Modificado por última vez en Domingo, 16 Abril 2017 04:21

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Volver