El trauma de suspensión ¿En qué consiste?

El trauma de suspensión, síndrome ortoestático o síndrome del arnés es un gran desconocido en los trabajos en altura y uno de los factores a tener muy en cuenta durante el uso de un arnés.

El trauma de suspensión es un término utilizado para describir el efecto provocado en la salud cuando un sujeto permanece durante un tiempo colgado de las piernas en posición vertical y sin  posibilidad de moverse. La sangre queda atrapada en las piernas del sujeto y no puede retornar al corazón de manera eficiente, este efecto da lugar a una grave condición de falta de oxígeno en el cerebro y otros órganos vitales.

Los trabajadores que efectúan trabajos en altura y utilizan arneses de seguridad se encuentran en  peligro de sufrir este síndrome en caso que se produzca una caída y el trabajador quede suspendido del sistema anticaidas durante un largo periodo de tiempo. Aunque el trauma de suspensión no es habitual, no se deben subestimar sus efectos ya que puede llegar a producir daños severos e incluso letales. Es necesario, por tanto, ser conscientes del peligro existente y conocer las medidas que se deben tomar para evitarlo.

 ¿Por qué ocurre?

El corazón es el órgano encargada de bombear la sangre a través del cuerpo, incluidas las piernas. Debido a la gravedad y a la densidad de la sangre, el corazón no es capaz por sí solo de recircular la sangre de vuelta. Normalmente las contracciones de los músculos de las piernas ayudan a la circulación de retorno hacia el corazón.

Sin embargo, cuando los músculos de las piernas tienen un movimiento limitado porque el trabajador permanece suspendido de un sistema anticaídas, el flujo sanguíneo de las piernas queda restringido y se produce una acumulación de sangre en las piernas. Además la presión de las cintas del arnés actúa como un torniquete impidiendo total o parcialmente el paso de la sangre agravando el problema. Esta situación puede dar lugar a un desmayo debido a la pobre recirculación de la sangre desde las piernas. Si la situación persiste en el tiempo y el sujeto permanece en posición vertical aun estando inconsciente, el cerebro y otros órganos vitales se ven privados de oxígeno.

 ¿Cuánto tiempo puedo permanecer suspendido de un arnés?

El tiempo que tarda una persona en experimentar los síntomas iniciales de este síndrome se encuentra entre 5 y 20 minutos. El estado de inconsciencia sobreviene unos pocos minutos después. Y otros pocos minutos más son suficientes para que sobrevenga la muerte debido a la escasez de oxígeno en el cerebro.

 

¿Qué síntomas se asocian al síndrome del arnés?

  • Entumecimiento
  • Dolor intenso
  • Sensación de asfixia
  • Taquicardia
  • Inconsciencia
  • Muerte

 Medidas preventivas para la víctima

Si un sujeto permanece suspendido de un arnés después de una caída, el rescate se debe realizar  a la mayor brevedad. Mientras el sujeto espera a ser rescatado, existen básicamente dos métodos que éste puede adoptar para prevenir caer en estado de inconsciencia y los efectos del estancamiento de la sangre venosa en las piernas.

1.- Mover / subir las rodillas por encima del nivel de la cadera

Subiendo las rodillas por encima del nivel de la cadera se reduce el estancamiento de la sangre venosa y por tanto el riesgo también se reduce; una posición “sentado” es mejor que una postura completamente vertical. Para mantener esta postura el trabajador debe disponer de cintas, una cuerda o material improvisado como un trozo de tela o de ropa. Existen cintas antitrauma especialmente diseñadas para prevenir o retrasar el síndrome del arnés.

2.- Empujar con los pies hacia una superficie sólida

Sin embargo, ciertos arneses no permiten la elevación de las rodillas. En este caso, el sujeto puede intentar mover sus piernas y empujar sobre una superficie sólida con las piernas o con los pies. Estos movimientos favorecerán que la sangre se bombee hacia el corazón. Aunque este método es menos recomendado que el anterior ya que estos esfuerzos musculares causan que se bombee más sangre a las piernas, además no siempre el sujeto queda lo suficientemente cerca de una superficie sólida para que  pueda realizar este método.

Más recomendable es disponer de una línea de rescate para la víctima donde pueda apoyar los pies hasta que se produzca el salvamento. De esta forma se evita el estancamiento de la sangre de las piernas.

 3.- Rescate

Debido al poco tiempo disponible antes de que empiecen los síntomas del trauma de suspensión, no es suficiente con contar con el rescate de los servicios de emergencia.

Es recomendable que en los lugares en los que se efectúen trabajos en altura se desarrolle un procedimiento de rescate de emergencia, que incluya el equipo necesario así como la designación de personal formado para realizar el rescate.

Síndrome del reflujo

A causa de que la sangre en las piernas queda estancada durante un cierto tiempo, el oxígeno y los nutrientes de la sangre son consumidos por las células. Cuando el oxígeno se agota las células comienzan a realizar un metabolismo anaeróbico en el tejido adiposo para seguir funcionando, esto da lugar a subproductos tóxicos que pueden llegar a niveles peligrosos en un corto periodo de tiempo.

Si se permite que la sangre atrapada en las piernas fluya rápidamente al resto del cuerpo, la presencia de toxinas y el bajo nivel de oxígeno pueden causar daños graves. El corazón puede detenerse, los riñones y el cerebro pueden ser dañados; en algunos casos puede sobrevenir la muerte en poco tiempo. Esto ocurre si se permite que la víctima permanezca tumbada en el suelo inmediatamente después del rescate.

¿Cómo colocar a la víctima después del rescate?

El primer objetivo del personal que realiza el rescate es que vuelva el suministro de oxígeno al cerebro a la vez que se evite el Síndrome del Reflujo. Por tanto, hasta pasados 20-40 minutos después del rescate no se debe dejar que la víctima permanezca tumbada ni siquiera durante un instante. La víctima debe ser colocada en posición sentada, con las rodillas ligeramente dobladas. Esta posición reduce el efecto de acumulación de la gravedad, pero mantiene la mayoría de la sangre acumulada en las piernas evitando el reflujo.

Fuente: www.redmaes.es

Modificado por última vez en Viernes, 20 Enero 2017 03:35

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Más en esta categoría:

Volver